miércoles, julio 11, 2007

PENSAR EN UN HOMBRE....





El siguiente texto lo hice hace 2 años para una tarea de la materia de Periodismo de la USFX, la encontré por casualidad, ahora la comparto, nadie más q mi docente y yo la habíamos leído antes, aprobé la materia en parte gracias a esta entrevista.

Pensar en un hombre, equivale a salvarlo

La cita fue hecha para el domingo 7 de agosto, quedé de llegar a las tres de la tarde y así lo hice, pasé dentro de la propiedad y percaté que en cualquier momento empezaría a llover.

Fue su mascota la primera en saludarme “Pola” como leí en su placa, “Propiedad del Teatro de los Andes”, encontré con César Brie en el patio de su casa fumando un cigarrillo porque dentro de la casa por respeto a sus niñas no podía hacerlo, observé un tablero de ajedrez con las fichas movidas y supuse que él se encontraba a la mitad de un juego, me invitó a pasar dentro de la casa que ahí se encontraba su esposa Mía y Giampaolo Nalli uno de los que vive también en el Teatro de los andes, me atreví a entrar, con un poco de miedo y lo primero que ví fue su inmensa biblioteca, tres estantes de libros y muchos más en el piso y desparramados por todo lado.

Su esposa, Mía Fabbri, me presenta a su pequeña de seis meses que la tiene en brazos y me muestra a la otra niña, Gretta, ya de tres años que aún está tomando la siesta, razón por la cual preferí dirigirme al comedor nuevamente así no perturbaba su sueño.

César volvió a entrar y empezó a preguntarme cosas sobre mi vida, parecía yo la entrevistada, tal vez notó mi nerviosismo al ser la primera vez que iba a entrevistar a alguien; pero bueno, nos sirvió para romper el hielo.

“Que comience el interrogatorio”-dijo- “Le juro que yo no puse la bomba en la prefectura”- Entonces todos empezamos a reir y entre risas doy inicio a la entrevista.

¿Quién es César Brie?

Soy simplemente el resultado de las circunstancias, una persona común que tuvo alegrías y tristezas, dichas y desdichas.

¿A qué circunstancias te refieres?

A partir de mi exilio de Argentina, al salir previa dictadura de Videla, me refugié en Europa y viví ahí por mucho tiempo, formé parte de un grupo de teatro y conocí a Giampaolo. Empezamos a charlar y le conté de mi idea de abrir un grupo de teatro en Latinoamérica, en Bolivia, y que si se animaba que me buscara, pero… su llamada no fue inmediata, tardó un tiempo en suceder.

Llegué a Bolivia, tenía pensado asentarme en Santa Cruz, ya había visto algunos lugares, pero antes quería conocer Sucre. Entonces lo decidí y me dije “Vas, paseas por Sucre una semana y luego abres el grupo de teatro”.

¿Entonces por qué Yotala?

Al llegar a Sucre, me pareció una ciudad con un aire de Romance y alguien me había recomendado ir a Yotala, un lugar cercano a la ciudad, a probar chicha (ríe). Por la curiosidad fui, y quedé encantado nunca había visto algo tan lindo y al caminar por las afueras del pueblo noté que en la pared de esta propiedad decía “EN VENTA”, me acerqué a preguntar el precio, y dije “debe costar un dineral, pero no pierdo nada con preguntar”.

No lo podía creer estaba por debajo de mis expectativas y decía para mi “cómo es posible que la vendan a ese precio”.

Para esa época Giampaolo ya había hablado conmigo y se encontraba en Santa Cruz esperándome, pero la llamada que le hice cambió nuestro rumbo… “Paolo empaca todo y ven a Sucre, encontré lugar”. Fue lo único que le dije.

- En ese momento Paolo que se encontraba con nosotros, hace una pequeña intervención y dice “Yo sólo cumplía órdenes, así que vine”- la hora del té, César prepara Pianinas un tipo de pan tradicional de su pueblo en Argentina y continúa su relato.

Y aquí estoy una década y un poco después, muchas obras de teatro y cientos de giras por el mundo.

Hablando ya del teatro, ¿Qué te impulsó a hacer el tipo de teatro que haces, el político?

Despertar la conciencia de la gente, hacerles notar que no vivimos para nada en un país sin violencia, y que nuestra historia esta enlazada con la historia de la violencia política, que es la peor que puede existir, es un tema actual y no ajeno a nuestras vidas, quien no ha sido víctima de las dictaduras, como torturado o hermano, padre e hijo de un desaparecido.

Quieres decir que tus obras, ¿Son sólo para esa generación?

No, quiero llegar más que todo a los jóvenes de tu edad, a los chicos de colegio, porque no? A los niños, al futuro, para que no permitan que los actos como los que sufrimos en el pasado se repitan otra vez, quiero dejar algo para que mis hijas crezcan en un mejor lugar.

Tu último trabajo es sobre Marcelo Quiroga Santa Cruz ¿Por qué escogerlo a él como tema para una obra?

Cuando llegué a Bolivia había oído hablar de Marcelo pero sólo de paso.

Resultó que el editor de “El Tonto del Pueblo” es José Antonio Quiroga, su sobrino, a través de este trato, nos volvimos amigos y él me empezó a facilitar material de Marcelo, poco a poco me convertí en Marcelista, Me pasé un año entero leyendo sus obras, conferencias y recopilaciones.

Conocí en México a Hugo Rodas, su biógrafo, que me facilitó audios con la propia voz de Marcelo. Entonces me decidí, haría una obra sobre él.

Me resultó muy difícil ya que cada vez que terminaba una de sus conferencias o alguna de sus obras se convertía en un ser más perfecto. ¿Cómo hacer una obra sobre un tema tan perfecto? Era casi imposible.

Gracias a su familia y especialmente a Cristina, su esposa, empecé a conocer el lado poco visto de Marcelo, el humano, y ahí me di cuenta que lo esencial para mi obra era fusionar la vida política y su pensamiento con su vida personal, lo más íntimo.

La memoria de cualquier persona que ha desaparecido es la memoria que llevan como estandarte los familiares del ausente, son ellos los que lo rescatan del olvido y la injusticia, eso me impulsó a seguir, ser un canal para todos ellos.

¿Qué papel tuvo tu esposa en el tiempo que escribiste “Otra Vez Marcelo”?

Fue un pilar fundamental, mi esposa al igual que Cristina es bailarina, ahí el nexo que tengo con Marcelo. Decidí que la persona que debía interpretar a la compañera de Marcelo, tenía que ser mi compañera, Mía.

- Despierta Gretta su hija mayor y paramos un momento la entrevista. Eso me permitió ver el lado paterno de César. Cuando su niña despertó y gritó “Papi!” casi llorando, él corrió, la alzó en sus brazos y me la presentó. Ya casi pera terminar le hago una pregunta.-

¿Qué tan importante crees que es el pensamiento de Marcelo?

Es muy actual, el pensamiento de Marcelo Quiroga Santa Cruz, en estas dramáticas horas del país, es más actual que nunca.

Él combatió por la defensa de la soberanía nacional; al lograr la nacionalización del petróleo. Sus denuncias como parlamentario, su conducta irreprochable, su visión social. El ejercicio limpio, honesto e implacable de sus derechos democráticos, hicieron de Marcelo una persona incómoda a demasiados intereses.

Su desaparición es un delito que continúa a renovarse con el silencio cotidiano de los responsables. Marcelo es un personaje incómodo hoy día para la clase política, que en veinte años de una democracia tenida de farsa y manchada de sangre, ha hundido a Bolivia en un estado de indigencia material e indignidad moral que Marcelo denunciara, con la claridad de un vigía que sobre el mástil de un barco ver acercarse la tormenta, ya hace más de 30 años.

Rescatarlo del olvido es, para mí, cumplir con lo que Roberto Juarroz, el gran poeta argentino sintetizó en una frase “Pensar en un hombre equivale a salvarlo”

Termino la entrevista con el compromiso de volver a visitarlos, me subo a mi automóvil y me quedo con esos pensamientos, con el Teatro, con Marcelo, su pasado y nuestro futuro, su anhelada democracia y defensa de nuestra soberanía, tal vez esta entrevista cambió mi visión del país, o simplemente estoy dejando que despierte algo que tenía dormido.

YOTALA – SUCRE, AGOSTO 2005

CLARA BERRÍOS FERNÁNDEZ

A continuación incluyo la escena 21 de Otra Vez Marcelo, la más linda de toda la obra para mí.

Escena 21: La eternidad

Cristina: Marcelo
Marcelo: Mi amor. Lauchita.
Cristina: ¿Quieres bailar?
Marcelo: Claro que sí.

Cristina avanza sosteniéndose en un andador. Tiene zapatillas de danza y va en puntas como una bailarina lisiada.

Marcelo: Estás dentro de mí, desde tu adolescencia. Me buscaste, me elegiste, fuiste mi mujer, mi compañera, y quedé en ti, incrustado en ti durante esta muerte larga como tu sobrevivencia. Pero tú, amor mío, seguiste viviendo.

Cristina cae. Marcelo la alza. Ella sigue adelante y Marcelo retrocede al asiento vacío.

Marcelo: Hace veinticinco años que envejeces, que tropiezas, que te enfermas. Que me conservas intacto dentro de ti, joven aún, aún con fuerzas. Ahora eres una anciana, recuerdas a un joven que una vez era el más viejo entre ambos. Has logrado el milagro, acordarte de mí ya no te duele ni te pesa. Ya no hay dolor, no hay pena, ninguna enfermedad te alcanza, tus arrugas se van, el tiempo retrocede, eres joven, hermosa. ¿Recuerdas? Iba a los ensayos a verte bailar.


Cristina llega a su asiento. Marcelo queda en el lado opuesto.

Cristina: Marcelo.

En el fondo aparecen proyectadas las imágenes de los dos, cada vez más jóvenes. La voz de Marcelo se escucha en el altavoz, suave, serena. La luz se apaga lentamente. Cuando vuelve a encenderse ilumina, tenuemente, la calle del lienzo y las dos sillas vacías.

8 comentarios:

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Y yo que no pude ver la obra. Era un kilombo conseguir las entradas para el Festival de Teatro aquí en SCZ, había que ir supertemprano a hacer cola, etc.

Espero tener de nuevo la oportunidad de ver tan linda obra.

Me gustó tu entrevista. Un abrazo primita.

Sakura dijo...

La imagen final es poderosa!!!

Quiero ir a ver la obra... y es que es el Teatro de Los Andes...

Qué interesante tu entrevista, realmente da muchas cosas a ser analizadas desde tu propia subjetividad... muy buena!

Saludos =)

PD.: Nos vemos el viernes X)

Sergrito dijo...

bien che, no sabía algunas coss de él, ese tipo es un maestro, no? pero parece un ser humano maravilloso además, cosa poco común, lamentablemente. Nos vemos esta noche, feliz cumple.

anticap dijo...

Yo he visto esto obra en Italia hace un ano.
Una de las obras de teatro mejor que he visto, maravviliosa!
Cesar Brie es un grande!

Piyita dijo...

Recuerdo algunas obras ke vi en Sucre cuando era adolescente, me gustaba mucho ver actuar a "TEATRO DE LOS ANDES"
siento nostalgia de akellos tiempo y de Sucre....
sabes si tienen alguna pagina en internet? me la podés facilitar....significaria mucho para mi.GRACIAS
un abrazo

anticap dijo...

Esto es el sitio internet del Teatro de los Andes

http://www.utopos.org/losandes/andes.htm

CLARITSs dijo...

Va: la obra es increible, yo tengo el texto, pero no es lo mismo, a ver si puedo conseguir el video, q si existe, lo tenían que dar en TVB un dia antes de las elecciones del 2005 pero sabotearon todo, en fin..

Ce: el final es creo lo que hizo llorar a todos, yo fui con mi mama y yo me estaba tapando pa que no se notara q estaba llorando pero mire a mi mama y tb estaba en ese estado y la gente a mi alrededor también. si mi entrevista fue super amateur, como dije tarea para periodismo nada mas :P

Sergrito: el Cesar brie o marcelo?? mmm al final los dos son igual de buenos, si es el cesar entonces como lo conozco te puedo decir que si es un ser humano maravilloso, tiene tantas cosas claras, es increible hablar con el, un abrazo

anticap: si es increible esa obra, es parte de una trilogía que va con la Iliada (relacionada con las dictaduras en latinoamerica), en un Sol Amarillo (sobre la corrupción despues del terremoto de Aiquile) y termina con esta. de acuerdo con vos q césar brie es un grande.

piyita: si pues Teatro de los andes ya es una institución, aunque no reciba a veces apoyo en sucre,lo que es una pena porque tienen tantas ideas... otro abrazo

Pablo Enrique Osorio Abud dijo...

Yo lloré a moco tendido con la obra. Unos maestros los de Teatros de los Andes. Un abrazo claritss, rico conocerte.

BLOGGERS URBANDINOS

BLOGGERS URBANDINOS
en el encuentro blogger primaveral