jueves, julio 10, 2008

AZURDALIA




“Illarejpacha pputiy ayckechej
Maypipis casaj
Ckanlla sonckoyta pparackechinqui
Causanaycama

Misti ckkajajtin lansatataspa,
Yuyaricunqui
Mauyjinatachus ckanraycu kkajan
Ijma sonckoyka”

Mientras te encuentres en este mundo
Harás huir la pena, y donde
Me encuentre, tú sola harás
Latir mi corazón.

Cuando arda el Misti, vomitando fuego, te has de acordar,
Cómo para ti arde
Mi corazón oprimido
JUAN HUALLPARRIMACHI

“Bolivia necesita levantar del olvido a sus héroes y con mayor razón a este, que en su condición de mujer es único en la América. Creo que una biografía de DOÑA JUANA AZURDUY DE PADILLA, nos dará fuerza, dignificará nuestros espíritus elevándonos moralmente en estos momentos de angustia en todo el mundo, para darnos confianza y seguridad en el porvenir.” (Sucre, diciembre de 1945; Joaquín Gantier).
Doña Juana, mujer admirable, nacida entre las entrañas de los Andes, un 12 de Julio de 1780, dio todo por la patria, y todo lo perdió, excepto su inquebrantable resolución a favor de la libertad del Alto Perú. Por eso es la Santa de nuestra Libertad (mía, tuya, nuestra), la Juana de América. No en vano uno de sus grandes admiradores fue el propio Simón Bolívar.
Era la tierra que se levanta para redimir y redimirse. Nadie debería quedar rezagado, todos con ella, prendidos de su fervor. Adorada por los indios como la imagen de la virgen, sabía imponerse a ellos de un modo absoluto y éstos la obedecían más que al mismo Padilla. Cuando iba de campaña llevaba generalmente pantalón blanco de corte mameluco, chaquetilla escarlata o azul adornada con franjas doradas y una gorrita militar con pluma azul y blanca, los colores de la bandera del General Belgrano, por le que tenía profunda veneración; éste le había obsequiado una linda espada en cierta ocasión que presenció su bravura y arrojo, prenda que Doña Juana tenía en gran estima.

Después de su salida de Salta, ya el último camino lo recorrió en alas de ilusiones y llegó a Chuquisaca sin que nadie se dignara a recibirla. El Mariscal había salido pocos días antes rumbo a Cochabamba y el pueblo de Chuquisaca estaba agitado con la reunión de la Asamblea (Constituyente? Constituida? Originaria? Original? Excluyente?) convocada por el mismo Mariscal Sucre. En medio de la más absoluta indiferencia de su pueblo entró doña Juana. No había quien recordase sus hazañas, los sacrificios que hiciera por alcanzar la independencia de su patria, hecho, que precisamente se preparaban a consolidar los diputados de las cinco provincias altoperuanas.

El día en que bautizaron con el nombre de República de Bolívar a la vieja Audiencia de Charcas, obtuvo doña Juana la devolución de una de sus haciendas, y pocos días más tarde, el 19 de agosto tomó posesión de ella. Volvió a la ciudad, teniendo conocimiento de la llegada del libertador. Efectivamente el 4 de noviembre, Simón Bolívar hacía su entrada triunfal en Chuquisaca.
Bolívar no podía olvidar a la mujer heroica, su fama de guerrillera extraordinaria había llegado hasta él, y uno de sus primeros actos fue buscarla para rendirle el homenaje a que era acreedora. Al día siguiente de su arribo a Chuquisaca, acompañado de su Estado Mayor y de los altos dignatarios del Ejército, fue a visitar a doña Juana Azurduy viuda de Padilla, llenándola de elogios en presencia de todos los concurrentes, a los que les manifestó el valor y notoriedad de la ilustre guerrillera Chuquisaqueña. Bolívar salió impresionado de la pureza del espíritu de doña Juana.
Murió el 25 de mayo de 1862, en el mismo suelo que la vio nacer, y en el mismo día que 53 años antes se dio el primer grito de libertad. Murió en la pobreza, en la oscuridad y el olvido. Así ha correspondido Bolivia a los fundadores de su independencia. Da vergüenza decirlo, pero sería un crimen callarlo.
Hay que recordar el deber que tenemos con Doña Juana, si lo hacemos habremos cumplido con nuestro cometido. Es necesario no olvidar su gran espíritu, que aún nos acompaña, porque en su conocimiento habemos hecho actos de fe y de esperanza, de amor y gratitud.

Ahora imaginemos que la pregunta planteada por mi amigo el Chapi y el Tigro hace algunos años se hiciera realidad, “¿Y si Presbítero Manuel Martín Cruz dijera: “Si de Rómulo, Roma; de Azurduy, Azurdalia?” (De la ironía, su verdad; 1 de octubre de 2005), qué si fundáramos AZURDALIA, por qué no? Las ganas de luchar no han muerto, hoy propongo festejar mi cumpleaños con el día de su fundación, 12 de Julio (coincidencias de la vida, el nacimiento de la Juana es el mismo día que el mío), y que las bases para su constitución estén en la libertad (real), fortaleza (herencia de la heroína), patriotismo (sin demagogias), con convicciones del corazón, y así lograr una nueva patria, la reconstrucción de nuestros ideales (reforzados) se hace necesaria, hoy más que nunca. GLORIA A LA NUEVA REPÚBLICA DE AZURDALIA. julio de 2008 FELIZ CUMPLEAÑOS AMAZONA DE LA LIBERTAD

4 comentarios:

La Vero Vero dijo...

Mameeeeeeeeeeeeeeeta

Que cosa más hermosa has escrito. Esa mezcla entre la locura total y las verdades verdaderas, aquello por lo que nos jugamos.

Que pronto podamos pisar Azurdalia. Que no se acaben las Azurdalias en el mundo, que se repliquen!

Que se siembren puños y florezcan warmis para arar lo que estamos fecundando y lo que falta por cosechar.

Por si me olvido: ABRAZOTE. Te quiero un montón. Gracias por ir a mi ciudad, por darme la oportunidad de conocerte y saber que no estaremos solas en cosas esenciales , como este caminar.

CHA CHAN!!!!!

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Te rajaste esta vez. Hemos recibido un regalo tuyo con este post (dos días antes de tu cumple).

Un abrazo primis, pasala lindo en Sucre con tu familia.

Richard Sánchez dijo...

Gracias por regalarnos el tema de Draco Rosa, ese tipo es demasiado genial como para sólo hacerle ganar $$ a su cuate el R. Martin.
Creo que el nombre de Bolivia debería ser Azurdalia, pues revisando un poco la "otra historia", esa que nunca nos la enseñaron en el cole, se descubre que este país le debe demasiado a doña Juana, y a algún sucrense le oí decir que los campesinos humillados el 24 de mayo representan a la humillación que sufrió doña Juana, enterrada en una fosa común. Prometo averiguar más al respecto.

perrorabioso dijo...

Azurdalia a chupetear. Bueno che, me alegra que ya no sean taaaaaaaaaaan largos los posts, lo he disfrutado mucho.
Saludos.
P.D ya no mas singani pa vos.

BLOGGERS URBANDINOS

BLOGGERS URBANDINOS
en el encuentro blogger primaveral